Hacer algo nuevo

Hacer algo nuevo y disfrutar la experiencia

Hacer algo nuevo y disfrutar la experiencia

Oímos, decimos y repetimos que hay que hacer algo nuevo y muchas veces, la realidad demuestra que nos cuesta salir de nuestra zona de confort. Resulta mucho más fácil hablar que hacer y más todavía, hacer lo conocido frente a hacer algo nuevo.

En un mundo en el que hay tantas ofertas parecidas, para distinguirse el camino natural a seguir es el de hacer algo nuevo. No es fácil encontrar el qué y el cómo, pero ahí está el trabajo más divertido que realizo, pensar y darle vueltas a lo que tiene una empresa o un proyecto empresarial, para descubrir ese elemento diferencial o, en otros casos, simplemente poner de manifiesto la diferencia.

Hacer algo nuevo puede ayudarnos a encontrar el elemento diferencial.

Hacer algo nuevo rodeada de amigos

Hacer algo nuevo rodeada de amigos

Y la pregunta clave es ¿cuánto tiempo dedicas a hacer algo nuevo?

Habitualmente la respuesta es que no tenemos tiempo, pero la realidad es que priorizamos aquellas cosas que nos resultan conocidas, frente a hacer algo nuevo.

Piénsalo y con sinceridad, contesta

  • ¿te centras en hacer primero lo que conoces?
  • ¿dejas lo nuevo para después?

Está claro que el salto está entre hacer y no hacer, pero el verdadero salto está en hacer algo nuevo y distinto.

Ahora cuando le diga a una empresa o a un emprendedor que tendría que pensar en hacer algo nuevo, ya puedo pensar que yo lo he hecho. He dejado mi zona de confort y me he atrevido a hacer algo completamente nuevo para mí.

¿Qué he hecho nuevo?

Los que me conocéis sabéis que me tira la novedad y que soy curiosa por naturaleza, así que suelo probar mucho, pero, como todos, tengo parcelas en las que me cuesta entrar y una de ellas, es la cocina.

Por eso cuando el Grupo Pastores me propuso cocinar en el Escenario Gastronómico Degusta Aragón que colocan durante las fiestas del Pilar de Zaragoza, mi respuesta fue no. Yo no cocino en casa y por lo tanto ¿cómo iba a cocinar en público?

Cuando Javier Robles Gurry, el maestro del ternasco me llamó para decirme que me había tocado cocinar derivados del pato de Tierra Mudejar, una empresa de Teruel, yo le decía que buscaran a otro, que yo no cocinaba.

La satisfacción de hacer algo nuevo

La satisfacción de hacer algo nuevo

Y Gurry me convenció diciendo que haríamos algo fácil y que me iría marcando los pasos y así fue, la tapa de foie con manzana que hicimos estaba la mar de buena.

¿Qué voy a hacer?

Eso es lo que tenemos que hacer, empezar por lo fácil y buscar a alguien que nos guíe para demostrarnos que podemos hacerlo.

La cuestión es lanzarse a hacer algo nuevo y aprender del proceso, de nosotros mismos y de los resultados.

Todos los días son buenos para hacer algo nuevo

Todos los días son buenos para hacer algo nuevo

Creo que voy a fijarme un reto nuevo cada mes o, al menos, cada trimestre…  este lo he hecho vestida para la ocasión que era el Día del Pilar, pero ahora que he cogido carrerilla tengo que aplicarlo a lo profesional. Yeah!

Y tú ¿hace cuánto no has hecho algo nuevo?

PD: Ah y lo mejor, mis dos churumbeles que se lo pasaron bomba viendo a su madre hacer algo nuevo y que la inmortalizaron por si no vuelve a cocinar.

Hacer algo nuevo con la familia

Hacer algo nuevo con la familia

[subscribe2]

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.