Hacerlo fácil

Sé que “hacerlo fácil” está muy denostado y que lo que vende es complicar cualquier asunto hasta el infinito y más allá. Sin embargo, tengo claro que hacerlo fácil es el camino más claro para conseguir que tu equipo trabaje para conseguir los objetivos fijados por la compañía.

Cuando lo haces fácil parece que no haces nada y los compañeros especialistas en hacerlo difícil, ahí están, alardeando de todo su trabajo.

Cuando lo haces fácil da la sensación de que eres simple y simple, hoy en día, curiosamente, no está bien valorado.

Cuando lo haces fácil dejas al descubierto muchas complicaciones innecesarias que se han ido creando.

Cuando lo haces fácil, todo fluye, pero sólo con las personas que están interesadas en el resultado final a conseguir y no en sus objetivos individuales y esas otras personas, se ocupan de mostrar su descontento y reivindicar la complicación.

Por eso plantéate ¿Cómo puedes hacerlo fácil?

Primero, simplifica:

  • ¿Qué cosas hacemos por qué siempre se han hecho, pero si lo pensamos ahora realmente no nos aportan? Pues agradecemos el servicio prestado y les hacemos un bonito funeral.
  • ¿Qué elementos podríamos simplificar en la manera de hacerlo o en el tiempo? Ese momento de reflexión siempre trae cosas buenas y nos ayuda a simplificar.

Segundo, adáptalo:

  • Cada persona, cada compañía tenemos una forma de ser y de hacer, adaptemos las acciones a esa forma y no al revés.
  • Decide dónde está lo importante y céntrate en el camino para encontrar soluciones a esos elementos clave y que esas soluciones sean las más simples posibles.

Tercero disfrútalo:

  • Cuando consigues simplificar, todo resulta más natural, todo fluye y eso te lleva, seguro, a disfrutar.
  • Y si no lo disfrutas cámbialo sin remordimiento. Pero es que lo están haciendo en tal empresa, pero es que dicen que va muy bien, pero es que fui a un curso y lo recomendaban… recuerda no debes santificar ni los procedimientos, ni las herramientas, procedimientos y herramientas están a tu servicio.

Siempre he intentado simplificar, en mi vida y en mi trabajo, pues como me han dicho muchas veces, mi especialidad es hacer fácil lo difícil y la verdad, es que me siento muy identificada.

Lo intento día a día en mi trabajo, en cualquiera de las actividades que desarrollo y por eso me resultó tan gratificante acompañar al personal del Districte de Sant Andreu del Ayuntamiento de Barcelona en unas jornadas tituladas “Fem-ho fàcil” (hagamos lo fácil), porque las personas al servicio de la ciudadanía quieren dar respuesta a las necesidades y para eso es necesario cambiar la forma de hacer las cosas y el camino más claro es simplificar, hacerlo fácil.

Fem-ho fàcil - Hagámoslo fácil

Fem-ho fàcil – Hagámoslo fácil

Lo que mas llama la atención cuando trabajas en la simplificación son las sonrisas y el buen ambiente que se genera, porque en el fondo, simplificar es natural para todos y supone volver al origen.

Lo veo todos los días desarrollando la cultura de Nunsys Group o trabajando la sostenibilidad. Cultura y sostenibilidad se basan en encontrar la esencia y volver al origen. No hace falta complicarlo!

Así que hablando de volver al origen ¿Cómo podemos saber qué es esencial y centrarnos en ello?

Define tu esencia y la esencia de tu trabajo y de tu compañía, es el primer paso para saber qué dejar de lado, porque simplificar también exige librarse de compromisos y comenzar a fluir.

Simplificar es el primer paso para vivir, vamos a hacer fácil lo difícil ¿te unes?

.

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.