Siempre curiosos

En un momento como el actual no viene mal recordar una conocida frase de Albert Einstein que dice “Lo Importante es no dejar de hacerse preguntas”, pues parece que hoy en día no hace falta preguntarse nada, sino simplemente ser un seguidor fiel.

 

La curiosidad es un rasgo natural cuando nacemos, tenemos que explorar el mundo y disfrutamos con ello, podríamos decir que es un elemento distintivo de todas las personas y por ello, me resulta extraño ver como muchas personas pierden ese interés por seguir explorando.

Tenemos que seguir preguntándonos por el porqué de las cosas y también por su para qué

¿Para qué sirve la curiosidad?

Todos sabemos que la curiosidad:

  • impulsa el aprendizaje y la motivación,
  • fomenta la empatía y el pensamiento crítico,
  • ayuda a tomar decisiones,
  • mejora nuestras habilidades relacionales
  • y nos ayuda a alcanzar la felicidad, entendida como esa satisfacción con nosotros y nuestra vida.

Casi nada ¿verdad? Así que vamos a ver como nos influye en nuestro día a día.

La curiosidad en la educación

Si sabemos todo lo que nos aporta la curiosidad, la educación debe fomentar y apoyarse en la curiosidad, pues es una fortaleza humana sobre la que construir el futuro. La educación debe contestar preguntas y sobre todo, formular nuevas preguntas, a las que buscar respuesta para crear una sociedad capaz de desarrollar pensamiento crítico y crear su propia opinión.

Tenemos que dejar de ser reactivos y pasar a ser proactivos

La ciencia y la curiosidad

Para que la ciencia avance se tiene que plantear esta curiosidad en el mundo científico y ahí, la observación y el análisis, deben ir unidos a la pregunta poderosa ¿y si? Porque ahí es dónde todo cambia, si hemos hecho esto y el resultado es este, que pasaría si cambiamos esto… Tenemos que conseguir que los científicos tengan un papel más relevante en nuestra sociedad si queremos pasar al siguiente nivel.

La curiosidad nos sirve para desarrollarnos como personas, para evolucionar

La curiosidad en las empresas

Hablamos tanto de la necesidad de innovar en las empresas, que muchas veces creo que nos somos conscientes de que las empresas no innovan, innovan las personas de esas empresas y ahí es dónde encuentra su lugar la curiosidad. En las empresas tenemos que fomentar las mentes curiosas si queremos hacer cosas diferentes, esas personas motivadas por explorar y enfrentarse a desafíos y para ello hay que plantear retos y espacios para resolver esos retos.

La curiosidad es el catalizador de la innovación.

Ahora que hablamos de la importancia del aprendizaje continuo (lifelong learning) para adaptarnos a un mundo en cambio, es clave fomentar la curiosidad en nuestros equipos, porque la curiosidad es el motor del aprendizaje, la puerta a la búsqueda constante de respuestas y soluciones.

La mentalidad de aprendizaje continuo a lo largo de la vida nos obliga a tener una disposición a aprender, adaptarse y crecer Una mente abierta!

En las compañías tenemos que ofrecer oportunidades para la experimentación práctica o la participación activa en proyectos en los temas de interés. Es una oportunidad para aprender y mejorar, sobre todo trabajando las dificultades y enfrentando los fracasos.

La curiosidad es la chispa que enciende el deseo de aprender

La curiosidad como cualquier otra competencia o soft skill se puede entrenar a cualquier edad y sólo hace falta, como siempre decimos en Competencias 3S dos elementos:

  1. tomar la decisión de hacerlo y
  2. diseñar y desarrollar un buen plan de entrenamiento.

Así que busca en tu infancia esa mentalidad de curiosidad que todos hemos tenido y rescata esa esencia para continuar trabajándola y poniéndola de relieve. En mi caso, la curiosidad guía mi vida, de hecho el lema que elegí hace muchos años es “siempre quise ver lo que hay detrás de la montaña” y se debe a como mi padre me hacía seguir en las excursiones cuando ya estaba cansada y me decía, Ana, vamos a ver que hay detrás de esa curva, de ese árbol, de esa montaña… y mi curiosidad siempre podía al cansancio.

 

No olvides que toca trabajar nuestra curiosidad individual pero también la colectiva, en nuestros entornos de influencia si queremos una sociedad formada con personas críticas y que buscan soluciones y respuestas adecuadas a los problemas del día a día.

Y tu ¿cómo vas de curiosidad?

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.